Acciones Cristianas Ante Gobiernos Opresores

pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.”

Hechos 1:8

Esas fueron las últimas palabras que se registraron de Jesús antes de ascender, después que resucitó y se apareció a sus discípulos… Sus últimas palabras, piénsalo conmigo sólo un momento.

Sí eres un cristiano de muchos años, es posible que te hayas encontrado con este pasaje muchas veces, pero no queremos ir corriendo con este pasaje; pues en el contexto del título de este artículo tiene muchísimo que ver.

Hace cuatro años escribí un artículo llamado “Deberes Cristianos Ante Gobiernos Corruptos”, este podría ser la continuación del mismo; ahora bien, entremos en materia.

UNA PREGUNTA POLÍTICA

“Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?”

Hechos 1:6

En Hechos 1:1-5, Lucas describe que Jesús resucitó y se apareció a sus discípulos y les enseñó aún más sobre el Reino de Dios, al finalizar esa capacitación hiper intensiva de cuarenta días los discípulos hicieron una pregunta eminentemente política, en otras palabras: ¿Dejaremos de ser una región dominada por el Imperio de Roma?

Déjame decirte esto: Obviamente el Imperio de Roma no era una “perita en dulce”, como decimos de donde soy; era un gobierno con altos índices de corrupción, paganismo, represión, elevados impuestos, etc.; ¿Se te hace familiar? Espero que no…

Los discípulos eran buenos ciudadanos judíos, y quizás tenían sanas intenciones con ese deseo de volver a ser una nación independiente; no obstante, la respuesta de Jesús puede aturdir a más de alguno:

Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad;

Hechos 1:7

Jesús no se detuvo a explicarles que pasarían siglos hasta que volvieran a ser una nación independiente, tampoco se puso a organizar una revuelta para independizarse por la fuerza (sí tenían a Dios hecho hombre de su lado, ¿Cómo podrían perder?).

No. No hizo nada de eso, pero les dio una promesa poderosa:

pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Hechos 1:8

Siempre, en todas las épocas y en todas las naciones ha sido sencillo enlistarse en causas justas, que pueden ser muy nobles y algunas de éstas son políticas; el punto que Jesús quiso dejar bien claro es el siguiente:

Eso no es lo que nos toca hacer como discípulos, pero también recibiremos poder para lo que sí nos toca hacer como discípulos, que es evangelizar y formar más discípulos de Él.

ACCIONES CRISTIANAS ANTE GOBIERNOS OPRESORES…

1.- ORAR POR LOS GOBERNANTES

Pablo se lo dice muy bien a Timoteo:

“Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.”

1 Timoteo 2:1-4

Dios quiere que todas las personas se salven aceptando Su regalo de salvación a través del perdón dado por gracia por medio de la fe en el sacrificio de Cristo en la cruz. Él quiere eso, y Su deseo de salvación incluye a los gobernantes, nos caigan bien o no…

2.- RESPETAR A LOS GOBERNANTES

El mismo Pablo vivió una situación incómoda cuando fue llevado a juicio delante del Concilio y el sumo sacerdote le ha mandado golpear la boca sin ninguna razón, como Pablo no se dejaba tanto le respondió diciéndole que Dios le iba a golpear a él también y luego sucedió esto:

Los que estaban presentes dijeron: ¿Al sumo sacerdote de Dios injurias? Pablo dijo: No sabía, hermanos, que era el sumo sacerdote; pues escrito está: No maldecirás a un príncipe de tu pueblo.

Hechos 23:4-5

Pablo cita las Escrituras, exactamente Éxodo 22:28; estamos ante una agresión injusta donde el oprimido se retracta y se disculpa, ¿Por qué? ¿Por qué el sumo sacerdote merecía la disculpa? No, ¡para nada! Pablo se disculpó porque a pesar de cómo era el sumo sacerdote sabía que Dios mandaba que lo respetara, y punto.

3.- CUIDAR MI LENGUA y MI LENGUAJE

El capítulo 3 de Santiago habla bastante del tema de la lengua, es una clara advertencia que no podemos obviar ni pasar por alto:

Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios. De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.

Santiago 3:9-10

Claro que en nuestros tiempos cuidar nuestra lengua incluye también cuidar nuestras palabras en las redes sociales…

4.- HACER MÁS DISCÍPULOS

pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Hechos 1:8

Todos los discípulos de Jesús en todas las edades y en todas las naciones tenemos la misma misión que Él nos dio: Darle la gloria a Dios a través de hacer más discípulos de Él.

Cuando Jesús vivió en Israel hace más de dos mil años Él sabía (y muy bien) la clase de personas que gobernaban Roma, y por ende Israel; pero eso no lo distrajo de la misión que el Padre le había dado al venir a la Tierra, ni tampoco debe distraernos a ti y a mí. Nosotros vivimos para algo más grande y duradero que la política de este mundo.

Conclusión

Nuestra esperanza no debe estar en que Dios cambie nuestros gobernantes sino que Dios transforme nuestros gobernantes para vivir en paz y dedicarnos a expandir Su Reino acá en la Tierra, mientras Él regresa.

¡Que Dios te bendiga querido(a) amigo(a)!

Mark Z

Siguenos
Instagram-32 Instagram-32 Instagram-32