La Importancia de Compartir la Palabra de Dios

Me considero alguien que le encanta leer y estudiar la Biblia, profundizar en sus temas y ver a diario que cosas me enseña Dios, pero también me gusta mucho compartir con otros lo que aprendo en ella.

Parte de la vida cristiana no solo es estudiar la Biblia, sino también enseñar lo que ella dice, de modo que los hermanos sean obedientes y estén preparados para toda buena obra.

Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia. (2 Timoteo 3:16)

Dios diseño la Biblia para ser enseñada, de modo que su enseñanza pueda animar, amonestar e instruir a la Iglesia, para que se mantenga pura y enfocada en la obra.

Dios nos manda a enseñar sobre Jesús, parte de la Gran Comisión y de hacer discípulos es transmitir todo lo que Cristo enseño.

Enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo. (Mateo 28:20)

Hoy tenemos un sin fin de medios para compartir sobre Dios, ya sea a nivel personal, en la Iglesia o a través de las redes sociales como Facebook, Twitter y Whatsapp.

Compartir sobre Cristo es una convicción que nace de un corazón lleno de amor, solo aquellos que llevan una vida cristiana egoísta no comparten de la Palabra de Dios con otros.

Una vez me dijeron algo que me marco de por vida: “Quien no habla de Dios es porque no habla con Dios”. Compartir sobre Cristo es el resultado de una relación con Dios, si no estas enseñando es porque no estas aprendiendo.

Desanima un poco que algunas personas a las cuales les compartes un mensaje no presten atención, no le den importancia o ignoren cuando se les habla de Cristo, pero solo se debe a los siguientes factores:

  • La falta de Cristo en sus vidas
  • La falta de un corazón enseñable
  • La falta de amor y enfoque

Si te rechazan cuando hablas de Cristo, rechazan a Cristo mismo. Que eso no te desanime, sino que más bien aliente tu corazón para seguir predicando la verdad, el amor no se rinde.

En conclusión podemos enseñar de Cristo con palabras, pero también con acciones. Hay personas que necesitan que se les predique más con el ejemplo, más cuando existe corazones duros.

“Hay personas que la única Biblia que leerán es tu vida”

Dios te bendiga y te use mucho!

Siguenos
Instagram-32 Instagram-32 Instagram-32