Quiero ser un Líder de la Iglesia

Desde que conocí a Jesús, me llamo la atención ser parte del Liderazgo de una Iglesia. El ser reconocido y servir como Diacono siempre fue de mis mayores anhelos.

Antes de involucrarme en mi Iglesia actual servia en otra congregación, en la cual después de un tiempo conseguí un cargo de liderazgo. Dejaron bajo mi supervisión a un grupo de jóvenes. El problema era que 1) no sabia nada del liderazgo bíblico y 2) la Iglesia a la que iba no enseñaba la verdad bíblica.

Con el tiempo descubrí que también existía “Liderazgo malo en las Iglesias”,siendo aquel que es basado en ideas del mundo, que no enseña o defiende la verdad, pero que principalmente no se sujeta a los principios bíblicos. En mi Iglesia anterior abundaba un liderazgo malo, de hecho hasta personas nuevas podían ser lideres. Cuando me di cuenta de eso y otras mentiras, no dude en cambiarme de Iglesia.

Me costo dejar mi antigua Iglesia, pero más me dolió dejar mi posición de Líder, sin embargo estuve dispuesto a dejarlo todo con tal de seguir a Jesús.

Llegue hace 6 años a mi iglesia actual, siempre con el deseo en mi corazón de obtener una posición de liderazgo, y aunque con el tiempo participe indirectamente como un líder, nunca fui reconocido oficialmente como tal.

El año pasado el grupo de crecimiento al que asistía se multiplico (era tan grande que surgió un grupo nuevo), estaba casi seguro que el próximo líder nuevo seria yo. Estaba “listo” para el cargo, tenia el deseo, la disposición, los conocimientos bíblicos, sabia enseñar y dirigir, había servido bastante.. Pero al final me lleve una gran sorpresa, Dios nombro a otro de los jóvenes de mi grupo como Líder del grupo nuevo.

Eso me devasto como persona, me desanime por completo y me decepcione de mi mismo, no quería seguir sirviendo en la Iglesia, la oportunidad con la que tanto había soñado se había ido, sentí que me quede sin propósito en la vida y cuestione en muchas ocasiones el Plan de Dios, me sentía “desechado” por el Señor.

Después de varios meses de aprendizaje y quebrantamiento (era una persona que pensaba demasiado en mi mismo) Dios me enseño tantas cosas acerca del Liderazgo, te quiero compartir algunas de las cosas que aprendí y que seguramente te servirán en la vida.

EL LIDERAZGO NO ES UNA POSICIÓN, ES CARÁCTER

De la misma manera, los diáconos deben ser dignos de mucho respeto y tener integridad. No deben emborracharse ni ser deshonestos con el dinero. (1 Timoteo 3:8 NTV)

Mi problema durante mucho tiempo era que deseaba más una posición de Liderazgo que mostrarme como uno. Quería ser alguien importante, buscaba la aprobación constante del liderazgo, pero se me olvidaba que al único que debía glorificar en mi corazón era a Dios.

El Liderazgo no se trata de tener una posición, sino de ser como Jesús. Es demostrarle a las personas cuanto Dios las ama mediante actos de servicio. Entre más servimos y amamos a las personas, más influimos en sus vidas.

Jesús no andaba gritando por las calles que era el Mesías, sino que la gente lo reconoció por el amor que les daba. En resumen, no busques ser “alguien” a menos que ese alguien sea Jesús.

Medita: Dios reconoce a aquellos que muestran más a Jesús a los demás.

 EL LIDERAZGO ES UN LLAMADO DE DIOS

Por lo tanto, es Dios quien decide tener misericordia. No depende de nuestro deseo ni de nuestro esfuerzo. (Romanos 9:16 NTV)

El liderazgo en la Iglesia es un llamado que Dios le hace únicamente al hombre y es conforme a su voluntad. No todos los hombres son llamados al Liderazgo, sino que Dios tiene un plan para cada persona dentro de la Iglesia, así que no debes frustrarte sino te llaman a servir como Líder.

Dios es quien delega su autoridad mediante su Gracia a aquellos que van conforme a su Plan Perfecto. Nuestro papel dentro de la Iglesia es servir y amar a las personas, Dios es quien hará el llamado a su tiempo y según su voluntad.

¿Y si no me llaman nunca al Liderazgo? ¡No importa! tu papel es mostrarte como uno, quizá no llegues a ser Líder en la Iglesia, pero lo serás cuando tengas una familia, en tu trabajo o en alguna otra área de tu vida, lo más importante es reflejar al Señor.

Reto: Vivimos en un mundo necesitado de liderazgo cristiano, se un líder.

EL LIDERAZGO DE DIOS NO ES IGUAL AL DEL MUNDO

No sean egoístas; no traten de impresionar a nadie. Sean humildes, es decir, considerando a los demás como mejores que ustedes. (Filipenses 2:3 NTV)

El liderazgo del mundo esta basado en resultados, en aptitudes, cualidades, capacidades, virtudes, influencia, entre otras características, que si las analizamos y tomamos lo mejor no están del todo mal, pero debemos tener bien claro que Dios no trabaja como el mundo lo hace.

El liderazgo cristiano esta basado en 3 puntos:

  • Amor
  • Carácter
  • Servicio

Líder no es aquel que esta por encima de los demás, sino aquel que se pone por debajo de todos. La Biblia enseña que un Líder cristiano es aquel que renuncia a su propia vida e intereses por el bien de sus hermanos, no busca reconocimiento, sino que Dios se lo da mediante las personas, por sus servicios prestados a la Iglesia.

Medita: Dios levanto a David como Rey no por su belleza, cualidades o fuerza, sino por su corazón, por su amor a Dios.

LIDERAZGO ES SERVICIO

A pesar de que soy un hombre libre y sin amo, me he hecho esclavo de todos para llevar a muchos a Cristo. (1 Corintios 9:19 NTV)

Soy una persona que por la Gracia de Dios he adquirido mucho conocimiento bíblico y teológico acerca de diversos temas, pero algo que pude aprender a punta de pruebas es que el cristianismo no es teórico, sino practico.

Pensé durante mucho tiempo que sería reconocido como Líder por lo que sabia de Dios, pero luego te das cuenta que no se trata de saber sino de mostrar. Un verdadero líder es aquel que sirve por amor a las personas, no lo hace para obtener beneficios, sino porque su amor a Dios lo mueve a hacerlo.

Tengo un amigo que no es tan dotado en los conocimientos bíblicos, pero el joven sirve más que muchas personas y estoy casi seguro que Dios reconocerá su corazón y lo llevará lejos.

CONCLUSIÓN:

Pero entre ustedes será diferente. El que quiera ser líder entre ustedes deberá ser sirviente. (Mateo 20:27 NTV)

Liderazgo es amor, carácter y servicio. Es amor porque se trata de dejar el egoísmo a un lado y velar por la vida de los demás, carácter porque se trata de ser como Jesús en cada aspecto de tu vida y servicio porque se trata de hacer cosas que cambien al mundo.

¿Todavía deseo ser un Líder? Claro que sí, pero por las motivaciones correctas y de conformidad a la Voluntad de Dios. Todavía me falta por crecer y aprender, pero lo importante es servir y ser la luz del mundo.

Reto: Se diferente, se un Líder como Jesús!

Dios te bendiga!

Siguenos
Instagram-32 Instagram-32 Instagram-32

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico nunca será compartida.