¿Es Malo Sentir Amor Por los Animales?

ama-gato

Todos conocemos a alguien que ama a los animales. Hoy en día podemos apreciar a más de algún amigo que consiente a su mascota, le toma fotos, la trata como si fuera un niño, la viste, la abraza, duerme con ella, pero esto no se queda ahí, sino que en sus redes sociales comparte contenido de cuanto la ama o de su amor por los animales.

¿Es malo sentir amor por los animales?

La respuesta es NO, de hecho Dios AMA a los animales, pues el mismo en su Palabra dice que son buenos ya que los hizo para su Gloria y para disfrute del ser humano.

Después, el Señor Dios dijo: «No es bueno que el hombre esté solo. Haré una ayuda ideal para él».  Entonces el Señor Dios formó de la tierra todos los animales salvajes y todas las aves del cielo. Los puso frente al hombre para ver cómo los llamaría, y el hombre escogió un nombre para cada uno de ellos.

Puso nombre a todos los animales domésticos, a todas las aves del cielo y a todos los animales salvajes; pero aún no había una ayuda ideal para él. (Génesis 2:18-20 NTV)

El deseo de Dios siempre fue que el ser humano nunca estuviera solo, así que primero creo a la naturaleza, incluyendo a los animales, pero después al ver que estos no le podían dar una perfecta compañía decidió crear a la mujer para que fuera la ayuda perfecta.

Desde que la maldad entro al mundo mediante el pecado, el ser humano se ha empeñado en destruir todo lo que Dios ha creado, incluyendo a los animales, destruimos su medio ambiente, abusamos de su carne, pieles, los vendemos, hasta llegar al punto de lograr su extinción.

Los justos cuidan de sus animales, pero los perversos siempre son crueles. (Proverbios 12:10 NTV)

Dios quiere que seamos sabios con el cuidado de los animales, es por eso que a nivel mundial ha permitido la creación de organizaciones dedicadas a su protección como PETA o GREEN PEACE que se ocupan de la preservación y cuidado de las especies.

¿Cual es el problema entonces?

Como lo mencionaba con anterioridad, sentir afecto por los animales no es malo, pero puede llegar a ser malo cuando se vuelve un fanatismo, amándolos más que a Dios y a las personas.

Tanto el ser humano como los animales son parte de la Creación de Dios, la única diferencia esta en que el ser humano es la única creación hecha a su imagen y semejanza.

Somos la creación más amada por Dios, en toda la Biblia el Señor nos expresa su inmenso amor, incluso dio la vida de su Hijo en una cruz para perdonar todos nuestros pecados con su sangre, solo para que nosotros al creer en su muerte y resurrección obtengamos el regalo de la Vida eterna. (Ver Romanos 3:23-24, Juan 3:16, Efesios 2:8-9)

El mandato es amar al prójimo el cual no son los animales sino las personas y por ende tenemos que amarnos más entre nosotros, así como Dios nos amo.

El problema es que muchas veces queremos llenar el vació de nuestro corazón con otras cosas, en este caso con los animales, o simplemente hay persona que fueron lastimadas y prefieren depositar su confianza en algo más a que llegar sentir nuevamente una decepción por parte de una persona.

Debemos entender que el único que nos puede complementar es Jesucristo y los únicos que nos pueden dar un amor sincero son quienes lo conocen, por tanto no debemos perder las esperanzas.

Si amamos a Dios como resultado podremos sentir un amor sincero por las demás personas y por toda su creación, incluyendo a los animales, las plantas y todo lo que nos rodea.

Entonces el segundo ángel tocó su trompeta, y una gran montaña de fuego fue lanzada al mar. La tercera parte de las aguas del mar se convirtió en sangre,  murió la tercera parte de todos los seres que viven en el mar y fue destruida la tercera parte de todos los barcos. (Apocalipsis 8:8-9)

De hecho, no podemos aferrarnos del todo a la idea de cuidar a los animales, pues esta predicho que la maldad aumentara y con esta la destrucción inminente de todo lo que nos rodea, incluyendo a todos los animales del planeta, pero también llegará el día donde Dios hará todo de nuevo.

EN RESUMEN

 Y, en lugar de adorar al Dios inmortal y glorioso, rindieron culto a ídolos que ellos mismos se hicieron con forma de simples mortales, de aves, de animales de cuatro patas y de reptiles. (Romanos 1:23)

Lo vuelvo a repetir, sentir afecto por los animales no es malo, lo malo es idolatrarlos y preferirlos antes que Dios y el ser humano. Existen muchos animales sufriendo, pero hay más seres humanos con necesidad de amor.

¿Si no amas a los de tu propia especie como esperas sentir afecto por los animales?

Mi intención no es generar controversia, sino la de crear conciencia, que puedas llegar a comprender que las personas tienen mayores necesidades y si perdemos el tiempo en cosas de menor valor, no podremos hacer la misión que Dios nos ha dado de cambiar al mundo con su mensaje de salvación.

Dios te bendiga!

Siguenos
Instagram-32 Instagram-32 Instagram-32