Naranja y Limón

Naranja y Limón

Seguramente, en algún momento has utilizado un limón y una naranja, sea para condimento, hacer un jugo o simplemente comerlos solos, bueno si eres muy valiente y te atreves a soportar el ácido del limón. El punto, en esto, es que aunque son dos cítricos, sus sabores son muy contrarios, la naranja es en la mayoría de los casos muy dulce, de olor suave y agradable, el limón por su parte, es ácido, de olor fuerte e irritante.

Algunos pueden pensar que combinando ambos, se puede tener un buen resultado, lo cierto es que aunque proviene de la misma familia, siempre será mucho mejor si los utilizas de forma individual, de ésta manera aprovecharás al máximo las bondades que tienen que ofrecer, sin que el ácido del uno opaque el dulce del otro o viceversa.

En las relaciones personales, específicamente en la relación que conlleva al matrimonio, sucede igual. Sí una hija de Dios se casa con un hombre que no conoce de Cristo, sucedería algo muy similar, a la combinación del limón con la naranja, no resulta una mezcla homogénea. ¡Lo cierto es que el matrimonio, es mucho más que una simple mezcla de dos cítricos, que sino resulta se tira a la basura y listo!

El matrimonio, ha sido diseñado por Dios, como un ejemplo de la relación de Cristo con la iglesia, ha sido diseñado con el propósito de que los miembros del mismo, vivan para agradar y hacer feliz al inventor de tan dulce invención: Dios.

Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él. Génesis 2:18 (RVR1960)

Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén. Romanos 11:36 (RVR1960)

¿Por qué no debes casarte con un hombre que no es cristiano?

He oído ésta pregunta en muchas ocasiones, por lo que considero oportuno que veamos algunas razones del por qué no puedes ni debes casarte con un hombre que no es cristiano.

  • Es pecado

Dios en su palabra, nos ha dado parámetros que deben servirnos, al momento de tomar decisiones, y en el caso de decidir con quién casarnos, no es la excepción. Vemos en el libro de Corintios que Pablo da una orden y luego hace una serie de preguntas:

“No os unáis en yugo desigual con los incrédulos, porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo?”.  2 Corintios 6:14-15

El que te cases con un incrédulo, es pecado, porque desobedece una instrucción dada por Dios. Instrucción que es únicamente para tu propio beneficio. Por lo que no importará en que iglesia o en qué país, te cases, sigue siendo desobediencia, y por tal razón, ese casamiento sería un pecado.

Así que si tu interés es glorificar a Dios y servir para los propósitos que Él tiene para tu vida; casarte con un hombre no cristiano, va en contra de su voluntad, por ende, si lo haces harás todo menos glorificarle y honrarle con esa decisión.

  • No serás ayuda idónea

Veamos estas dos palabras por separado.

Ayuda, es socorrer, apoyar a alguien en algo.

Idóneo, contraparte de, igual a, corresponde con.

Ayuda idónea: es la mujer que apoya a su esposo como contraparte, en cumplir de manera conjunta con lo que Dios les ha confiado, y ha puesto en sus manos para que lo administren.

Luego Dios dijo: «No está bien que el hombre esté solo. Voy a hacerle alguien que lo acompañe y lo ayude». Génesis 2:18 (TLA)

¿Cómo pues podrías acompañar a alguien cuyo objetivo y meta principal, no es glorificar, obedecer y honrar a Dios? ¿Puede la naranja acompañar al limón, cuando la función de ella es endulzar y la del limón dar ácido?, y no es que la naranja sea buena y el limón malo, simplemente tiene funciones completamente contrarias, sus finalidades son distintas.

En conclusión, no puedes ayudar ni apoyar a alguien de quien no eres la contraparte, no puedes ser útil en los objetivos de alguien con quien no eres igual.

  • No serán una sola carne

Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne. Génesis 2:24 (RVR1960)

Esta porción de las escrituras está íntimamente relacionada, con la relación sexual dentro del matrimonio, y que con el paso de los años se desarrolla de una manera más amplia y completa. En el matrimonio, se produce un enlace del cuerpo, el alma y el espíritu.

El detalle, es que si las personas que conforman el matrimonio, no les une el alma o la parte espiritual,  jamás llegarán a desarrollar la verdad de una sola carne. Y por triste que suene, estarán unidas únicamente por la parte sexual.

No se puede unir el espíritu viviente del creyente y el espíritu muerto (sin Cristo) del incrédulo. No hay, ni habrá comunión espiritual. Dr. Jaime Mirón

Quizá, estés pensando que lo que tienes es una relación de ahora y que ya el tiempo dirá si deben o no llegar al matrimonio. Si es el caso, déjame compartirte Jeremías 2:13: …y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua.

No importa cuánta agua uno eche en una cisterna rota, no la retendrá, así que hacerlo es perder tiempo, esfuerzo y energía. Lo mismo sucede en una relación sin propósito, es decir que no va al matrimonio, estás echando agua, pero la cisterna está rota.

¿Qué puedes hacer?

  1. Obedece al Señor en todo. La obediencia es el mejor antídoto contra las dificultades y los sufrimientos.
  2. Reconoce el valor que tienes para Dios, eres especial, eres única, Dios te amo y dio a Cristo para salvarte. ¿No te parece que tu valor es tan alto, como para darlo a cualquiera? ¿Te merece alguien que no comprende la magnitud de lo que vales?
  3. Confía en que Dios, tiene una persona especial y exclusiva para ti. No busques en el lugar incorrecto, lo que viene del mundo (un hombre no cristiano) no hace ningún tipo de combinación, con una embajadora del reino eterno.
  4. Toma decisiones radicales. Es mejor terminar una relación infructífera a tiempo, que tener que vivir en ella por el compromiso.
  5. Entender que por más esfuerzos que realices, no lograras contar con su respaldo espiritual, ni entenderá tus intereses porque aún no es un hijo de Dios.

¡Coram Deo!

Siguenos
Instagram-32 Instagram-32 Instagram-32