Darte lo mejor de mi

Lo mejor

Todo iba transcurriendo tan normalmente durante aquella reunión, algunos conversaban entre sí y otros solo escuchaban los comentarios del grupo. Algunos ya habían conspirado en su contra anticipadamente. A decir verdad, no todos los que estaban en aquel lugar le seguían con sinceridad.

A Él le encantaba compartir su tiempo con los menos importantes, siempre con su humildad les brindaba la oportunidad de llegar a lo más íntimo de su corazón.

Fue entonces, cuando repentinamente, la reunión fue interrumpida por alguien; una simple mujer que cualquiera no hubiese visto nada importante en ella. ¡Pero Él si lo hizo!

Todos notaron su presencia. El hecho de que nadie la hubiese invitado a la reunión fue algo que incomodó a los invitados, pero más enojo causó en sus corazones, lo que aquella mujer, según ellos, había desperdiciado:

Mientras Jesús comía, llegó una mujer con un frasco de perfume muy caro. La mujer se acercó a Jesús y derramó el perfume sobre su cabeza.

Mateo 26:7 (TLA)

De esta historia podemos aprender tres principios importantes para nuestra vida como discípulos de Cristo:

1. A Jesús debemos entregarle lo mejor.

En la antigüedad, se acostumbraba en los rituales religiosos utilizar con mucha frecuencia perfumes con olor grato, a fin de que los sacrificios que se hacían fueran bien aceptados.

Otro de los fines de los perfumes era embalsamar a las personas que ya habían fallecido. Si bien es cierto, los judíos no tenían esa acostumbre, puesto que ellos preparaban a sus muertos con perfumes, ungüentos y óleos aromáticos, envolviéndolos luego con lienzos, antes de ser depositados en sus tumbas.

La mujer de esta historia refleja un acto de gratitud con excelencia. Sabiendo quien era el Maestro, su accionar fue muy convincente. Esto demuestra que si el Señor ha sido excelente conmigo, debo corresponderle de la misma manera.

No hay medidas, ni límites cuando de verdad queremos rendir honra a Aquel que compró nuestras vidas con precio de sangre. ¿Quién más digno que Él para que yo le de lo mejor de mi?

Los discípulos se enojaron y dijeron:

—¡Qué desperdicio! Ese perfume pudo haberse vendido, y con el dinero hubiéramos ayudado a muchos pobres.

10 Jesús los escuchó, y enseguida les dijo:

—No critiquen a esta mujer. Ella me ha tratado con mucha bondad.

Mateo 26:7 (TLA)

2. Él ve con agrado nuestros esfuerzos.

Por muy minúsculos que sean nuestros detalles para los demás, Dios no lo ve así. El se complace cuando tu corazón se rinde integramente ante Él.

Muchos podrán opinar que nuestra forma de pensar es alocada con respecto de darle lo mejor a Cristo y en realidad lo es. ¿Por qué? No se trata de una cuestión de quién de todos da lo mejor, sino que yo trato de ser mejor por Él y para Él.

Porque si canto bien no lo hago para impresionar a los demás, sino para complacerlo a Él. Si escribo, no lo hago para impactar los lectores sino para dibujar una sonrisa en el rostro de Él. Si predico no lo hago para gloriarme a mi mismo, sino para buscar la gloria de Él.

Cuando mi corazón sirve al Señor y vive consagrado fielmente a Él, puedo estar seguro que Dios me defenderá de cualquier circunstancia. Aquella mujer fue atacada por los comentarios absurdos de la sociedad, más Cristo salió en defensa suya, porque Él conocía las intenciones de su corazón.

11 Cerca de ustedes siempre habrá gente pobre, pero muy pronto yo no estaré aquí con ustedes. 12 Esta mujer derramó perfume sobre mi cabeza, sin saber que estaba preparando mi cuerpo para mi entierro. 13 Les aseguro que en cualquier lugar donde se anuncien las buenas noticias de Dios, se contará la historia de lo que hizo esta mujer y se guardará la memoria de ella.

Mateo 26:11-13 (TLA)

3. Jesús se encarga de honrar a quienes le honran.

Sin saberlo, la mujer anticipaba la muerte de Jesús con esta acción, al derramar aquel olor grato y costoso sobre su cabeza. Jesús mismo lo expresa.

Para los discípulos era más importante el perfume que Jesús mismo. Para la mujer fue todo lo contrario, Jesús lo valía. No estimó recursos económicos para honrarlo, no se percató del qué dirán de los demás para expresarle su adoración, no le importó obstáculo alguno para decirle con hechos cuán importante era Él para ella.

Por ello Jesús hace referencia de que la acción de aquella mujer sería conmemorativa por muchos años, y así lo fue. Su historia quedó plasmada en el libro más leído por la mayoría de habitantes del mundo: La Biblia.

Una acción nuestra delante del Maestro puede marcar la historia y hacer que siempre sea recordada por los demás como un buen ejemplo de servicio y gratitud.

Cuando amas a Jesús y te encargas de honrarlo en cada uno de tus caminos, Él no te deja pasar vergüenza jamás. Te defiende, te cuida, te sustenta y te otorga día tras día su amor, favor y gracia.

¿Estas dispuesto a darle lo mejor de ti CADA DÍA? …. ¡Jesús lo vale!

Dios te bendiga querido(a) amigo(a).

Renzín.

Este artículo es uno de los devocionales que hay en www.BlogdeCristo.com, y si quieres unirte a la conversación en tus redes sociales favoritas, te invito a usar el hashtag #DarteLoMejorDeMi

 

 

Siguenos
Instagram-32 Instagram-32 Instagram-32