Vivamos cada dia dependiendo de Cristo.

PhotoGrid_1438974762394-1-1Un anciano, en cierta ocasión estaba plantando un arbol de mango en su casa. Un joven lo observó desde lejos y curiosamente se acercó a preguntarle: ¡Señor, ¿por qué a su edad esta sembrando árboles de mangos si seguramente no vivirá lo suficiente para comer de sus frutos?!

Él lo vio y muy apaciblemente le respondió: “Toda mi vida he comido mangos que han sido sembrados por otros… ¡Entonces que los míos den frutos a quienes me sobrevivan!”.

La importancia de ser fructíferos en la vida cristiana es uno de los temas desarrollados por Jesús en  Juan 15:1-8.

Teniendo un trasfondo histórico, toma como base a LA VID, que representaba un símbolo del pueblo de Israel, quien había sido sacado de la cautividad de Egipto para ser transplantado a tierra fértil a fin de ser fructífero.

Sin embargo, no fue así. Israel falló y en repetidas veces se alejó de Dios. Siendo una de las razones por las que envió a su Hijo. Por ello, Jesús afirma:

Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.

Juan 15:1

Jesús enfatiza a través de la vid y los pámpanos, la relación íntima y constante que debe existir entre Él y sus discípulos.

Y lo hace para enseñarnos 3 verdades aplicables a nosotros hoy día:

1. ÉL ES INDISPENSABLE PARA NUESTRA VIDA CRISTIANA: (versos 1-3)

  • El término “yo soy” del verso 1 expresa su eterna deidad y su eterno ser con el Padre. Así mismo, siendo “la vid verdadera”, representa la fuente real en la que existe fertilidad. ¡Entonces significa que Él es vida!
  • Los pámpanos (ramas) deben estar conectados a la vid, sino no tienen vida. Lo cual representa la cercanía que debemos tener con Jesús para ser fructíferos. ¡Sin Él podríamos morir!
  • Esa cercanía con Jesús no solo te hace fructífero sino tambien te limpia para que crezcas mas cada vez. Una razón más por la que Él no puede faltar en tu vida diaria. ¡Sin Jesús no eres nada!

2. CON SU PRESENCIA NO NOS ALEJAREMOS DE SUS PROPÓSITOS DIVINOS: (versos 4-6)

  • La palabra “permaneced” es muy repetitiva por Jesús, lo cual da la idea que es más que importante su presencia en nuestras vidas. No se trata solo de que Él esté conmigo, sino de que yo también esté con Él. “Ya no vivo yo, sino Cristo vive en mi.”
  • Estamos unidos a Él, separarte de Él significaría que te destruirías a tí mismo. ¿Ves cuán importante es Cristo para ti?
  • El resultado de caminar sin su presencia, es ser pámpanos inútiles, inservibles, infructíferos que solo merecen ser exterminados. ¿Qué cláse de pámpano desear ser?

3. ASÍ SEREMOS DISCÍPULOS EFICACES: (versos 7-8)

  • En la expresión “si permanecéis en mi” enfoca un sí, pero condicional. Alguien que vive lejos de Cristo no puede ser un buen discípulo. ¿Quieres ser como el Maestro?…¡Tienes que vivir cada día dependiendo de Él!
  • Al final de todo, no eres tu quien se lleva la gloria al ser eficaz, porque todo lo que haces debe ser para la gloria de Dios.
  • Un buen hijo(a) de Dios se evidencia en cómo habla, cómo piensa y cómo actúa. Se refleja en los frutos que produce. ¿Lo estas haciendo?

Si Cristo no forma parte de tu vida, preocúpate.

Si Cristo te importa menos, enfócate y dirígete a Él.

CRISTO REQUIERE TU VIDA Y ANHELA UNA RELACIÓN CONTIGO. ¡ACEPTALO Y VALÓRALO!

Que Dios te siga bendiciendo querido(a) amigo(a).

Siguenos
Instagram-32 Instagram-32 Instagram-32