Sin Obediencia no hay Bendición

image

Uno de nuestros mayores deseos es que Dios nos bendiga.

Casi la mayoría de nuestras oraciones son enfocadas en las bendiciones, ya sea personales o de otros.

También deseamos en nuestros saludos o despedidas la bendición del Señor.

Pero.. ¿Realmente sabemos lo que estamos deseando?

«¿Por qué viven ustedes en casas lujosas mientras mi casa permanece en ruinas?».
(Hageo 1:4 NTV)

Este es un reclamo que Dios le hizo al Pueblo de Judá porque estaban más enfocados en ser prósperos, que en reconstruir el Templo y adorar.

Como cristianos a veces anhelamos más las bendiciones que al mismo Dios. En ocasiones nos llegamos a desanimar cuando no vemos una respuesta celestial favorable.

Han sembrado mucho pero cosechado poco; comen pero no quedan satisfechos; beben pero aún tienen sed; se abrigan pero todavía tienen frío. Sus salarios desaparecen, ¡como si los echaran en bolsillos llenos de agujeros!. (Hageo 1:6 NTV)

Debemos entender que lo material es temporal, pero lo celestial es eterno.

Ser bendecidos significa que a Dios le agrada nuestro camino.

Las bendiciones son favores inmerecidos que Dios le da a aquella persona cuya vida es agradable ante sus ojos.

¿Cómo agradamos al Señor?

Entonces Zorobabel, hijo de Salatiel, y Jesúa, hijo de Josadac, el sumo sacerdote, y todo el remanente del pueblo de Dios comenzaron a obedecer el mensaje del Señor su Dios. Cuando oyeron las palabras del profeta Hageo, a quien el Señor su Dios había enviado, el pueblo temió al Señor.
(Hageo 1:12 NTV)

La única forma en que tú puedes agradar a Dios es mediante la obediencia a Su Palabra.

Él resultado de la obediencia es la bendición. Si obedecemos al Señor él nos promete que nos irá bien.

Ser obediente no es esforzarse en agradar a Dios, sino tener Fe en que Dios cumplirá sus promesas.

Ser obedientes es poner la Fe en acción.

Si nos va bien en la vida, es porque hemos confiado que Dios es Bueno mediante Su Gracia.

Sin fe es imposible agradar a Dios, agrada a Dios no porque necesites algo, sino porque con Él ya lo tienes todo.

Dios te bendiga!

Siguenos
Instagram-32 Instagram-32 Instagram-32