¡Seguiremos al Señor!

seguiremos al Señor

 

Aunque las naciones que nos rodean sigan a sus ídolos, nosotros seguiremos al SEÑOR nuestro Dios por siempre y para siempre. Miqueas 4:5 (NTV)

Hemos estado aprendiendo en estos devocionales, que a lo largo de la vida del pueblo de Israel, en reiteradas ocasiones se desviaron de hacer la voluntad de Dios, adoptando para sí, dioses ajenos. Cedieron a sus deseos desenfrenados, y antepusieron su propia voluntad por encima de lo que era oportuno para ellos.

Dios, como un padre paciente, paso a paso acompañó al pueblo, mostrando de una y otra forma su inmenso amor por sus hijos, así como su deseo de darles mucho más de lo que han podido imaginar. Pacientemente les proveyó de lo que les era necesario y les brindó su fiel cuidado.

En el capítulo 4, del libro de miqueas encontramos una rica y poderosa afirmación, donde se declara que aunque otras personas, otras naciones sigan sus propios dioses o sus ídolos, vamos a anteponer seguir a nuestro Dios.

Con esto, me surge una pregunta ¿A quién estoy siguiendo? ¿Quién o qué es mi Dios? Lo que ocupa mi primer tiempo, lo que llena mi sentido de satisfacción y lo que me inspira a seguir, eso es mi dios.

Seguir al Dios único y verdadero, es disponer en nuestro corazón anteponer su voluntad para nuestras vidas, obedecer sin preguntar a dónde o porqué hacer lo que él nos encomienda, encaminar nuestros pasos a hacer aquellas cosas que le glorifican y dejar a un lado lo que nos parezca mejor, por tomar lo que nos ofrece.

Dios desea, que nos unamos a él, con íntegro propósito de corazón, y nos deleitemos en hacer su voluntad. Que sigamos sus pasos y descansemos en su soberanía.

Este artículo es uno de los devocionales que hay en www.BlogdeCristo.com, si quieres unirte a la conversación te invito a usar el hashtag #DevocionalesBDC en tus redes sociales favoritas.

 

¡Coram Deo!

Siguenos
Instagram-32 Instagram-32 Instagram-32