¡Para limpiar a veces es necesario extinguir!

Sin título

Renunciar a lo que gustosamente haces es un tanto doloroso cuando te enfocas en ello y no en las consecuencias posteriores. ¿No es cierto? Bueno, pues como parte de nuestros devocionales iniciaremos meditando en el libro del profeta Sofonías.

¡Qué difícil es comunicar malas noticias! Máximamente cuando tienes que comunicar muerte y no vida. Destrucción y no preservación. Precisamente eso fue lo que al profeta le correspondió como deber asignado por Dios. Porque cuando Dios enviaba un mensaje, sea cual fuere su contenido, debía ser anunciado.

No puedes limpiar tu cuarto de habitación sin sacar todo lo que ya no es útil, lo inservible, lo que está ocupando espacio de más. ¿O me equivoco? Cada vez que suelo hacer eso, empiezo a llenar muchas bolsas con basura, porque sé que lo estoy botando ya no lo necesito.

La tierra a causa de la corrupción del pecado, originado por los primeros padres de la humanidad (adán y eva), se encuentra en crisis hasta hoy día. Para todo aquel que no conoce a Cristo, su patrón de conducta siempre ha de ser el pecado y mientras no reciba la salvación por gracia y por fe en Jesús, permanecerá en completa separación con el Padre.

Sofonías 1: 2 (RV1960)

“Destruiré por completo todas las cosas de sobre la faz de la tierra, dice Jehová.”

El mensaje profético de Sofonías, como un portavoz genuino de Dios, trata explícitamente en todo el capítulo uno sobre DESTRUCCIÓN. ¿Cuántas cosas han sido toleradas por Dios en nuestras vidas a causa de Su Gracia y Misericordia? ¡Muchas! ¿Estamos de acuerdo? Sin embargo, llegará el día en el que Dios hará una misma limpieza sobre este mundo, donde nadie escapará.

La deslealtad recibiría su recompensa, esto lo entendieron bien quienes recibieron aquel mensaje y a que a su vez implica un principio bíblico para nosotros hoy día:

Sofonías 1: 5-6 (NTV)

Pues ellos suben a las azoteas y se postran ante el sol, la luna y las estrellas.
Dicen seguir al Señor, pero al mismo tiempo rinden culto a Moloc. Destruiré a los que antes me adoraban pero ahora dejaron de hacerlo. Ya no piden el consejo del Señor, ni buscan mis bendiciones

¿Y que se podrá hacer al respecto?… solamente como expresa el profeta: “Guarden silencio en presencia del Señor Soberano, porque se acerca el imponente día del juicio del Señor” (Sofonías 1: 7 NTV).

Por ello el tiempo es ahora, cuando todos tenemos la oportunidad de acercarnos confidamente al trono de la gracia y no esperar esa destrucción. El día de Jehová, como lo expresa Sofonías, no es un día agradable, sino un dia de extinción para la maldad y la corrupción del mundo.

Sofonías 1: 14 (RV1960)

“…es amarga la voz del día de Jehová; gritará allí el valiente.”

Cristo ya pagó toda la deuda de la humanidad, incluyendo la tuya y la mía. Hoy es el momento de iniciar una relación de vida diferente con él y a quienes ya le hemos conocido a permanecer en Él cada día. Te invito a que constanmente volvamos a El porque con Jesús siempre es posible empezar de nuevo.

Juan 15:5 (RV1960)

“Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.”

¿Qué cosas hay que deben extinguirse en nuestras vidas para agradar a Dios? ¿Qué tan dispuestos estamos a renunciar a ellas? ¿Lo vale Dios? ¡Definitivamente! … Así que hay que entrar en acción.

Que el Señor nos ayude a continuar tomados de su mano día tras día por medio de su gracia. Saludos querido(a) amigo(a)

Este artículo es uno de los devocionales que hay en www.BlogdeCristo.com, si quieres unirte a la conversación te invito a usar el hashtag #DevocionalesBDC en tus redes sociales favoritas.

 

Siguenos
Instagram-32 Instagram-32 Instagram-32