3 Características de la Verdadera Obediencia

Verdadera Obediencia

Muchas, pero de verdad, muchas promesas de Dios en la Biblia están sujetas a nuestra obediencia.

Por ejemplo, recuerdo que hace unos años se puso de moda felicitar a las personas en sus cumpleaños con la popular frase: “Que Dios te conceda las peticiones de tu corazón.” Que bonito, ¿no te parece? Está en la Biblia, así que, ¿qué problema podría haber?

El problema es que no está completo, miremos el verso citado:

Deléitate asimismo en Jehová,
Y él te concederá las peticiones de tu corazón.”

Salmos 37:4

Es una promesa condicionada. Hago mi parte y luego Dios hace la suya. Siempre y cuando sea obediente a lo que Él me pide que haga. Claro que, puedo confiar totalmente que Dios hará Su parte porque conocemos Su carácter santo y bueno.

Cuando leí recientemente Zacarías 6 recordé justamente eso que te comparto, miremos:

“Y los que están lejos vendrán y ayudarán a edificar el templo de Jehová, y conoceréis que Jehová de los ejércitos me ha enviado a vosotros. Y esto sucederá si oyereis obedientes la voz de Jehová vuestro Dios.”

Zacarías 6:15

Oír de forma obediente”, es un concepto muy interesante que básicamente significa estar atentos a lo que Dios dice y hacerlo. En otras partes de la Biblia le dicen: “poner por obra”, es decir, llevar a la práctica Sus enseñanzas… Nada más eso, no tenemos que inventar ni agregar nada.

3 Características de la Verdadera Obediencia

Éstas son características de la obediencia que Dios espera de nosotros:

1. Inmediata. Dios dice algo, yo lo hago. Sin tardarme tanto…

2. Completa. Dios dice algo, yo lo hago tal como Él dice que lo haga. No le pongo más ni le quito nada…

3. Con buena actitud. Dios dice algo, yo lo hago con amor, porque mi deseo es agradarlo a Él, aunque me duela…

Algo menor a estas características no es obediencia. Recuerda que obediencia a medias no es obediencia. Ahora si, leamos de nuevo el salmo:

“Deléitate asimismo en Jehová,
Y él te concederá las peticiones de tu corazón.”

Salmos 37:4

Conclusión:

Hay muchas bendiciones que vienen de Dios cuando somos obedientes, pero la mayor de todas es permanecer en Sus caminos.

¡Dios te bendiga querido(a) amigo(a)!

Mark Z

Este artículo es uno de los devocionales que hay en www.BlogdeCristo.com, y si quieres unirte a la conversación en tus redes sociales favoritas, te invito a usar el hashtag #DevocionalesBDC.

Siguenos
Instagram-32 Instagram-32 Instagram-32