¿Cómo Salir de la Marginalidad Espiritual?

Marginalidad Espiritual

En las últimas décadas, millones de personas han emigrado del campo a las ciudades buscando una oportunidad laboral, en muchísimos casos no la han podido encontrar y lejos de mejorar sus condiciones de vida se han estancado viviendo en algo que se llama “zonas marginales”. Generalmente, estas comunidades se sitúan en la periferia de las urbes, lejos de los condominios residenciales y de la actividad comercial de las mismas.

Pero, ¿Sabías que en la vida espiritual puede ser tú estés viviendo en la “periferia” en lugar de estar viviendo en el “centro”? Tu condición espiritual dependerá no de las situaciones que estés atravesando en tu vida sino exclusivamente de la posición que le estés dando a Dios, y básicamente hay 2 opciones:

  • Dios está en la periferia
  • Dios está al centro

Meditemos este pasaje:

“Y sabrán que el SEÑOR vive en medio del pueblo de Israel,
que yo soy su Dios, y que no hay otro.
Mi pueblo nunca más pasará vergüenza.”

Joel 2:27 PDT

Ahora vamos a “sacarle el jugo” en 2 cosas por evaluar:

1- Dios está al centro: ¿Cómo saber que Dios está al centro? Pues si es así, Dios no es opcional ni está olvidado en mi vida, Él es la persona más importante para mi. Podemos apreciar un buen ejemplo en lo que Dios dice sobre el rey David:

“… mi siervo David, que siempre obedeció mis mandatos y me siguió de corazón e hizo sólo lo que pienso que es correcto.”

1 Reyes 14:8b PDT 

Eso lo puedes ver en múltiples facetas de tu comportamiento como ser: finanzas personales, relaciones familiares, relaciones con el sexo opuesto, relaciones con los hermanos del grupo e iglesia, relacionales con mis compañeros de trabajo; etc.

Como dice Rick Warren: “La calidad de mi relación con Cristo se puede ver en la calidad de mi relación con otros…

2- Dios es Dios: Esto suena un poco redundante pero es importante apreciarlo, permíteme preguntártelo: ¿Dios es Dios para ti? ¿O hay otro “dios” más importante en tu vida? Una decisión muy sabia que podrías tomar cada día es hacer todo con la consciencia de que Dios es real para ti… y que Él es Dios.

Si consideramos ambos puntos, y buscamos como David obedecer Sus mandatos, seguirle de corazón y hacer solo lo que Dios piensa que es correcto, entonces tendremos…un resultado poderoso: ¡nunca más pasaremos vergüenza!

De esta manera podemos salir de la marginalidad espiritual y viviremos bajo la bondadosa protección y cuidado de nuestro Señor, la decisión es tuya y mía ¿Qué piensas hacer hoy?

Hasta pronto…

Te cuento que este artículo es uno de los buenos devocionales que hay en www.BlogdeCristo.com, y si quieres unirte a la conversación en tus redes sociales favoritas te invito a usar el hashtag #DevocionalesBDC.

Dios te bendiga querido(a) amigo(a),

Mark Z

Siguenos
Instagram-32 Instagram-32 Instagram-32