Como Amar Mejor Al Prójimo

solidaridad-es-amor

 

Amar al prójimo debe ser tan natural como vivir y respirar.

Antes de juzgar al prójimo, pongámosle a él en nuestro lugar y a nosotros en el suyo, y a buen seguro que será nuestro juicio recto y caritativo.

Aquel que procura asegurar el bienestar ajeno, ya tiene asegurado el propio.

Ayuda a tus semejantes a levantar su carga, pero no a llevarla.

Buscando el bien de nuestros semejantes, encontramos el nuestro.

Cada uno pida al Señor que le dé un afecto materno hacia su prójimo.

Cada vez que menospreciamos a uno de nuestros hermanos porque es pobre o enfermo, es a Cristo a quien humillamos.

Comienza a manifestarse la madurez cuando sentimos que nuestra preocupación es mayor por los demás que por nosotros.

Con el amor al prójimo el pobre es rico…, si no él rico es pobre…

Cuando amamos al hermano con amor verdadero…, le amamos con un amor que viene de Dios… Y el que no ama al hermano, no está en el amor…, y el que no está en el amor no está en Dios porque Dios es amor…

Cuando hemos renunciado a nuestra dicha y nos contentamos en ver dichosos a los que nos rodean, es quizá cuando empezamos a serlo.

Cuando nos dirijamos a alguien, recordemos que Cristo vive en esa persona.

Cuando tratamos de descubrir lo mejor que hay en los demás, descubrimos lo mejor de nosotros mismos.

El amor al prójimo es nuestra medida de nuestro amor de Dios.

El don más grande que podemos hacer a otros no es compartir con ellos
nuestra riqueza, sino hacerles descubrir la propia.

AMAR AL PRÓJIMO ES AMAR A LOS DEMAS COMO DIOS LO A HECHO CONTIGO. BENDICIONES.

Siguenos
Instagram-32 Instagram-32 Instagram-32

Deja un comentario